miércoles, 4 de noviembre de 2015

CANNELES DE BORDEAUX

Estos dulcitos tan pequeños y deliciosos los conocí gracias a mi hermano Bruno que los probó en Francia.
Como no podía ser de otra forma, me puse a investigar y leer en internet sobre estas delicias y encontré algunas recetas. Esta es una adaptación de varias de ellas.
INGREDIENTES

500 ml. de leche entera
50 gr. de mantequilla
200gr. de azúcar glass
100 gr. de harina simple
2 huevos+ 2 yemas
1/2 vaina de vainilla
Ralladura de limón
8 Cucharadas de ron oscuro
Pizca de sal

Ponemos la leche a hervir con las semillas de la vaina de vainilla y la mantequilla, apartamos y dejamos que se enfrie.
Batimos manualmente los huevos y las yemas, añadimos la ralladura de limón y la mezcla  tamizada de harina, azúcar y sal. Echamos la leche sobre esta mezcla y removemos para que quede todo integrado. Si quedaran grumos se puede pasar por un colador o pasapuré. Al final añadir el ron.
Esta masa debe estar en el frigorífico mínimo 24 horas.
Al día siguiente untamos los moldes con mantequilla y los metemos en el congelador unos 30 minutos, después rellenamos con la masa unas 3/4 partes del molde.
IMPORTANTE: Horneamos los primeros 10 minutos a 220º y luego 50 minutos más a 180º.
Luego dejamos enfriar 5 o 10 minutos dentro de los moldes y  desmoldamos. Están de vicio tibios y fríos.

3 comentarios:

  1. Sandy gracias por pasar a saludarme. Hoy has presentado un receta muy interesante cuya técnica es diferente a muchas de las ya conocidas. Deben quedar muy suaves
    Besos hoy desde
    http://norma2-siempreesprimavera-norma2.blogspot.com.ar/2015/11/aqui-va-la-respuesta-al-por-que-de.html

    ResponderEliminar
  2. Que buena pinta que rico soy Jessica del blog el rinconcito de yanka

    ResponderEliminar
  3. Yo, como catador oficial del reino, atestiguo que estaban, en pasado muy lejano, de vicio. Y además por su pequeño tamaño te invitaban a comertelos de un sólo bocado, y luego salías de la cocina como si no hubiera pasado nada, así fue como no duraron ni un asalto. Sí cariño era yo, en casa no hay ratones glotones. Gracias.

    ResponderEliminar